De nuevo teatro con mayúsculas en el Corredor del Henares para este fin de semana. En este caso, en el Auditorio Mariana Pineda de Velilla de San Antonio el domingo 30 de noviembre a las 19 horas, se representa Carnaval, el thriller que Jordi Galcerán estrenó en el Teatro Bellas Artes el pasado mes de marzo. Prepárense a pasar un mal rato porque el argumento gira en torno al secuestro de un niño por parte de un grupo terrorista que amenaza con asesinar al menor pasado un plazo de media hora y emitirlo en directo a través de Internet; una unidad especializada de la Policía tiene como misión impedirlo. La valoración del espectáculo la dejamos en esta ocasión en manos de Marcos Ordóñez, uno de mis críticos teatrales favoritos que escribe para el periódico El País la crítica de la obra en el siguiente enlace. La directora, Tamzin Townsend, nos tiene acostumbrados a asociarse con autores de primera para firmar grandes éxitos. Lo consiguió hace ya años con Arte, de Yasmina Reza, en el teatro Marquina. Repitió en el Marquina éxito apoteósico, en este caso, con El método Grönholm, de Jordi Galcerán y ahora, más prolífica que nunca, apuesta doble simultaneando Carnaval, con la obra de Yasmina Reza Un dios salvaje, actualmente en cartel en el Teatro Alcázar de Madrid, también muy recomendable, con un cuarteto protagonista de lujo.
La oferta teatral se completa con Brokers, desternillante propuesta del grupo Yllana en San Fernando de Henares el sábado, 29, a las 20 horas. Y en Torrejón de Ardoz se representa La señorita de Trevélez, de Carlos Arniches, dirigida por Mariano de Paco Serrano y la presencia destacada en el elenco de actores de Luis Fernando Alvés.

Viva la vida

¿Conocéis al grupo inglés Coldplay? El título de su última canción resume acertadamente mi sentimiento ante el momento vital que atravieso.
Se lo quiero dedicar a mis compañeros y alumnos del Marimoli, de los que he recibido numerosas muestras de cariño estos días.

Y ahora ponemos a vuestra disposición la letra en inglés y la traducción en castellano (Gracias por su ayuda a Aleloja):
Viva la vida, Coldplay (English)
I used to rule the world
Seas would rise when I gave the word
Now in the morning I sleep alone
Sweep the streets I used to own
I used to roll the dice
Feel the fear in my enemy's eyes
Listen as the crowd would sing:
"Now the old king is dead! Long live the king!"
One minute I held the key
Next the walls were closed on me
And I discovered that my castles stand
Upon pillars of salt and pillars of sand
I hear Jerusalem bells a ringing
Roman Cavalry choirs are singing
Be my mirror, my sword and shield
My missionaries in a foreign field
For some reason I can't explain
Once you go there was never
Never an honest word
And that was when I ruled the world
It was the wicked and wild wind
Blew down the doors to let me in.
Shattered windows and the sound of drums
People couldn't believe what I'd become
Revolutionaries wait
For my head on a silver plate
Just a puppet on a lonely string
Oh who would ever want to be king?
I hear Jerusalem bells a ringing
Roman Cavalry choirs are singing
Be my mirror, my sword and shield
My missionaries in a foreign field
For some reason I can't explain
I know Saint Peter won't call my name
Never an honest word
But that was when I ruled the world
I hear Jerusalem bells a ringing
Roman Cavalry choirs are singing
Be my mirror, my sword and shield
My missionaries in a foreign field
For some reason I can't explain
I know Saint Peter won't call my name
Never an honest word
But that was when I ruled the world

Viva la vida, Cold Play (español)
Solía gobernar el mundo.
Los mares crecían a una orden mía.
Ahora duermo solo por la mañana.
Barro las calles que solía poseer.
Solía tirar los dados,
sentir el miedo en los ojos de mis enemigos,
escuchar cómo la multitud cantaba
“¡Ahora el viejo rey está muerto! ¡Larga vida al rey!”
Durante un minuto tuve la llave,
y al siguiente los muros se cerraron ante mí.
Y descubrí que mis castillos se levantaban
sobre pilares de sal y de arena.
Oigo las campanas de Jerusalén sonando,
los coros de la caballería romana cantando.
Sé mi espejo, mi espada y mi escudo,
mis misioneros en un campo extranjero.
Por alguna razón que no puedo explicar,
una vez ido no volvió a haber
nunca una palabra honesta
y eso fue cuando yo gobernaba el mundo.
Fue el malvado y salvaje viento
quien derribó las puertas para dejarme entrar.
Ventanas rotas y sonido de tambores.
La gente no podía creer en lo que me había convertido.
Los revolucionarios esperan
mi cabeza en bandeja de plata.
Sólo una marioneta sujeta por un único hilo.
¿Quién hubiera querido ser el Rey alguna vez?
Oigo las campanas de Jerusalén sonando,
los coros de la caballería romana cantando.
Sé mi espejo, mi espada y mi escudo,
mis misioneros en un campo extranjero.
Por alguna razón que no puedo explicar,
una vez ido no volvió a haber
nunca una palabra honesta
y eso fue cuando yo gobernaba el mundo.
Oigo las campanas de Jerusalén sonando,
los coros de la caballería romana cantando.
Sé mi espejo, mi espada y mi escudo,
mis misioneros en un campo extranjero.
Por alguna razón que no puedo explicar,
sé que San Pedro no me llamará.
Nunca una palabra honesta.
Pero eso fue cuando yo gobernaba el mundo.

En San Fernando de Henares puede verse el sábado, 22, a las 20 h. Luces de Bohemia, de Valle-Inclán. No conocemos la versión que presenta Teatro del Temple, sí podemos advertir de que por obras en el teatro Federico García Lorca la función se representará en la Sala Gabriel Celaya (Plaza de Fernando VI), de aforo más reducido y poco apropiada para la praxis teatral. El aficionado sanfernandino tendrá que esperar hasta enero de 2009 para recuperar su sala de preferencia.
Ya dijimos anteriormente que Torrejón de Ardoz había echado el resto con la programación teatral del último trimestre de 2008. En el teatro José María Rodero se representa el 23 de noviembre a las 20 h. La vida es sueño, de Calderón de la Barca, que ha pasado ya por los festivales de Almagro y Alcalá de Henares en su camino hacia Madrid, donde se representará a partir del 4 de diciembre en el teatro Albéniz. Hasta aquí nada de lo dicho impresionará al lector, pero si mencionamos que este Segismundo está encarnado por Fernando Cayo, a quien da la réplica un Chete Lera en estado de gracia, que el director es Juan Carlos Pérez de la Fuente , y lo interpreta la Compañía Siglo de Oro de la Comunidad de Madrid, el éxito está garantizado.
Detengámonos un instante en esta Compañía Siglo de Oro: los conocimos cuando aún eran alumnos de la RESAD y representaron en otoño de 2006 El arrogante español o caballero de milagro, de Lope de Vega, dirigidos por Guillermo Heras. No eran todavía una compañía profesional, pero deslumbraron por su desparpajo, su juventud y el producto conseguido: una hilarante comedia, con una calidad interpretativa no por debajo de la afamada Compañía Nacional de Teatro Clásico. Después vendría Morir pensando matar, de Rojas Zorrilla, con dirección de Ernesto Caballero, en la que no bajaron el listón. Desde el principio, el director de la RESAD, Ignacio Amestoy, se lamentaba de que un grupo de actores de tanto talento no se pudiesen constituir en compañía estable. Pues bien, gracias al patrocinio de la Comunidad de Madrid y a la RESAD, han conseguido cierta continuidad. Que sea enhorabuena y por mucho tiempo.


El 8 de noviembre a las 20 h. en el Centro Cultural La Jaramilla de Coslada desembarcan K Producciones con Cantando bajo las balas, de Antonio Álamo, estupenda ocasión de ver la obra unos días antes de su paso por el Teatro Valle-Inclán de Madrid del próximo 27 de noviembre al 21 de diciembre. Sobre esta obra existe a disposición de los lectores un dossier completísimo, que enlazamos aquí, de modo que a modo de aperitivo avanzaremos que, sobre la figura del general Millán Astray y su enfrentamiento acérrimo con Unamuno en el paraninfo de la universidad de Salamanca en 1936, se construye esta ficción teatral en la que el actor Adolfo Fernández se basta y se sobra para llenar él solo el escenario en la piel del militar del bando nacional.
En Torrejón de Ardoz puede verse el 9 de noviembre a las 20 horas en el Teatro José Mª Rodero Basta que me escuchen las estrellas, de la que ya hemos hablado aquí de forma prolija.

Uno de los días que el aficionado al teatro tiene marcado en rojo en el calendario es el uno de noviembre.

Como cita ineludible señalemos primeramente el Don Juan en Alcalá de Henares, una representación al aire libre que se celebra por XXIV vez. La cita es hoy sábado y mañana domingo a las 19 horas, tras la suspensión de ayer por la lluvia tal y como informaba el diario Metro. La elección de la Huerta del Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares como espacio de representación para hoy y en los últimos años ha venido motivada por la gran afluencia de público (el evento congrega a varios miles de personas), pero no es el más idóneo. Todavía recuerda uno las primeras ediciones de lo que se llamaba el Tenorio itinerante de Alcalá , cuando las escenas se representaban en lugares emblemáticos del casco antiguo de la ciudad complutense, lo que dotaba a la obra de una ambientación única y una experiencia incomparable la de decenas de espectadores realmente cerca de la interpretación de los actores.

Sin embargo, desde hace ya años, la vocación del ayuntamiento de Alcalá es lograr un Don Juan Tenorio multitudinario y para ello necesita grandes espacios y montajes con gran tirón mediático. Para el de este año, recurre a Juan Codina, Michelle Jenner (actriz conocida por la serie Los hombres de Paco), y los veteranos y televisivos Concha Cuetos y Paco Valladares. Dirige Laila Ripoll, muy reconocida por anteriores espectáculos teatrales como Basta que me escuchen las estrellas y Del rey abajo, ninguno. De los cientos de representaciones del Don Juan que se pueden ver estos días vamos a mencionar por iconoclasta la que Jesús Campos lleva hoy al Teatro Circo de Albacete: d.juan@simetrico.es.
En Madrid, desde el 12 de noviembre, se podrá ver el de Emilio Hernández, protagonizado por Fran Perea, montaje que ya disfrutó del reconocimiento del público en el pasado Festival de Almagro.

El día 3 de noviembre se publicó un artículo en El País con el título "La donjuanía y los difuntos", que amplía este post. Lo enlazamos por si resulta de interés.

Blogger Template by Blogcrowds