lunes, 20 de agosto de 2018

Nueva York barato. Día II

Por la mañana, visitamos la Estatua de la Libertad. En este caso sí que es aconsejable madrugar porque hay largas colas para acceder al ferry que lleva hasta allí. Nosotros no lo hicimos y sufrimos las consecuencias en forma de una hora de espera desde que nos pusimos a la cola hasta el momento de subir al ferry, rumbo a Liberty Island (Por cierto, hay que pasar control de seguridad antes de subir al ferry). En el New York City Pass se incluye la visita a la isla de la Libertad, pero si queréis entrar en el interior de la estatua y subir hasta lo más alto, la corona, es necesario adquirir las entradas aparte, y recomendamos que lo hagáis con antelación al mismo día de la visita, porque se suelen agotar. Preved que la visita a las dos islas: Liberty Island y Ellis Island llevará unas cinco horas, más el tiempo que destinéis a visitar el interior de la Estatua de la Libertad, si lo habéis decidido así.


   De Liberty Island el ferry te lleva a Ellis Island, donde se visita el Inmigration Museum (visita incluida en el N. Y. City Pass). Desde la llegada en barco, apenas caminando unos centenares de metros en dirección opuesta al Museo de Inmigración hay una vista preciosa del sur de Manhattan y su Skyline. El Inmigration Museum fue el centro de entrada de inmigrantes a los Estados Unidos desde 1892 hasta 1954. En el museo hay una exposición muy interesante sobre cómo fue durante décadas el acceso a E.E.U.U. de inmigrantes procedentes de todas partes del mundo. Hay paneles informativos que te permiten hacer la visita con autonomía. Aun así, existen visitas guiadas gratuitas al museo a diario, a cargo de agentes Rangers del National Park Service (puedes consultar su web en este enlace). La visita es en inglés y dura unos 40 minutos, muy recomendable. Cuando salimos, se nos había hecho tardísimo. Engañamos un poco el hambre tomando un perrito caliente en el ferry que nos devolvía a Manhattan desde Ellis Island.
   Habíamos pensado comer en Chelsea Market, pero dado lo tarde que se nos había hecho (ya eran más de las 17:00), encontramos un sitio antes que resultó un acierto: Gansevoort Market.
    Tras algo de descanso y con el estómago lleno, emprendimos la siguiente etapa. Se trataba de visitar Chelsea Market y desde allí recorrer el parque lineal de la High Line. El premio de final de camino era ver atardecer con el sol poniéndose tras los edificios de New Jersey. 

  
   

No hay comentarios:

Nueva York barato. Día VI

Hoy es nuestro último día en New York; a las 11 tenemos cita para participar en una visita guiada gratuita (el otro turno de visitas diar...