Con motivo de La noche de los libros, el suplemento El Cultural del periódico El Mundo encarga a sus críticos literarios una selección de las lecturas que, a su juicio, constituyen las mejores opciones de compra del momento. Puede consultarse en este enlace.
Ya saben, hasta la medianoche, se pueden adquirir con un 10% de descuento en las librerías madrileñas, que han sacado sus anaqueles a la calle. A continuación, se ofrece el texto íntegro del artículo de El Cultural:

La Fiesta de los Libros ya ha comenzado con la entrega del Premio Cervantes a Ana María Matute en Alcalá de Henares. Por la tarde, Madrid reventará de pura literatura con más de quinientas actividades (lecturas, presentaciones, conferencias, firmas, debates, ginkanas literarias) en 138 espacios. Este año, además, el lema es “Regala un libro”, y eso es lo que ahora mismo están haciendo los críticos literarios de El Cultural: regalar a nuestros lectores más enredados y cómplices sus títulos favoritos, clásicos y novedades, apuestas seguras para toda estación.

ÁNGEL BASANTA
- Blanco nocturno, de Ricardo Piglia (Anagrama). Ha ganado el Premio de la Crítica este año. Es una novela excelente para lectores de todas las exigencias.
- Los enamoramientos, de Javier Marías (Alfaguara). Otra gran novela del escritor español con mayor proyección internacional en las más altas esferas literarias.
- Cabalo de ouros, de Víctor Freixanes (Galaxia). Escrita en lengua gallega, marca la vuelta del autor a la novela tras 17 años de silencio. Quienes puedan leerla en gallego (aún no hay traducción al castellano) no se arrepentirán.

ERNESTO CALABUIG
- Chesil Beach, de Ian McEwan (Anagrama), que me parece una historia sobria, tremenda y dolorosa acerca de la imposibilidad de un amor por condicionamientos y trabas externos, un tema que está tan presente en otra de las grandes cimas de McEwan, Expiación.
- De qué hablo cuando hablo de correr, de Haruki Murakami (Tusquets), que puede parecer, engañosamente, que trata sólo de la relación del escritor con su afición a preparar y correr maratones, pero que en realidad expone toda una teoría acerca de cómo vive y escribe y, sobre todo, habla de su modo de negociar con las limitaciones que padece todo ser humano.

PILAR CASTRO
- Blanco nocturno, de Ricardo Piglia (Anagrama). Me parece genial, porque lo disfrutarán lectores de muy distinto signo.
- El maestro y Margarita, de Mijaíl Bugákov (Alianza). Una novela brillante, clave para conocer y disfrutar a un imprescindible de la lireratura rusa del siglo XX.
- Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago (Alfaguara). Un favorito.
- Ojos de agua y La playa de los ahogados, de Domingo Villar (Siruela). Dos novelas policíacas con entretenimiento garantizado.

JACINTA CREMADES
- El Mundo de ayer. Memorias de un europeo, de Stefan Zweig (Acantilado). La única autobiografía que se conoce del autor austriaco, relata el cambio que vivió Europa a partir de la Primera Guerra Mundial. El libro, cargado de nostalgia, es de una gran belleza. Su estilo es más profundo, más determinante y perfecto, si cabe, que en sus demás novelas.
- El cuarto de atrás, de Carmen Martín Gaite (Áncora y Delfín). Novela en la que la escritora española reconstruye un pásado íntimo a través de los recuerdos y de la memoria. Fue Premio Nacional de Literatura en 1978 y, para mí, es una de las novelas esenciales de su autora.
- Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea, de Annabel Pitcher (Siruela). Es la primera novela de esta escritora inglesa de apenas 28 años. El tema es trágico pero contado con tanta ternura y humor que no he dejado de recomendarlo desde que lo he leído.

FRANCISCO DÍAZ DE CASTRO
- Caligrafía de los sueños, de Juan Marsé (Lumen). Una novela del mejor y más depurado Juan Marsé.
- Sueño del origen, de Eloy Sánchez Rosillo (Tusquets). Poemas de afirmación existencial, hímnicos y trascendentes.
- Un invierno propio, de Luis García Montero (Visor). La escritura más intensa e imaginativa de un poeta que desvela la esencial unidad de lo colectivo y lo íntimo.

MANUEL HIDALGO
- Valor de Ley, de Charles Portis (Debolsillo). No importa en absoluto haber visto la estupenda película de los Hermanos Coen. Al contrario. La novela de Charles Portis es una maravilla, por su frescura, fuerza y minuciosidad en las descripciones. Quien no la conozca va a descubrir un gran libro y a un gran autor, del que, sin duda, querrá leer más.
- Martirologio (Diarios), de Andréi Tarkovski (Sígueme) Son los diarios del director de Solaris y Stalker, desde 1970 hasta su muerte en 1986: su forma de concebir el cine, el terrible esfuerzo y exigencia que le supuso sacar adelante sus películas, sus juicios (con frecuencia severos) sobre los filmes de otros cineastas, el acoso político y económico al que fue sometido, su crónica falta de dinero para rodar y para vivir, su lucha contra el desánimo y las enfermedades...

CLARA JANÉS
- Leve sangre, de Jeannette L.Clariond (Pre-Textos 2011). Mi breve comentario: Su autora es mejicana. Es el libro de poesia escrita en lengua española mas profundo, hermoso y enigmatico que he leido este año.
- El bosque dividido en islas pocas, de Jenaro Talens (Círculo de lectores, Galaxia Gutemberg, 2009). Es apabullante leer de un tirón la poesía reunida de Jenaro Talens, un puntal de nuestras letras. El pensamiento se hace melodia con tanta naturalidad en su obra que casi no te das cuenta.

JOSÉ MARÍA NADAL SUAU
- Teatro, de Don DeLillo (Seix Barral). Porque su autor es uno de los mejores escritores de diálogo de la narrativa contemporánea, y en este libro entendemos por qué.
- Crítica de la inteligencia alemana, de Hugo Ball (Capitán Swing). Porque es uno de los ensayos más potentes que he leído.
- Nueva York, de Pier Paolo Passolini (Errata Naturae). Porque, aunque el título sea levemente engañoso, recupera la voz de un hombre que era más interesante que su ideología, y que supo entender, por encima de inevitables prejuicios, esa ciudad y la lucha constante que en ella se vive."

JAVIER PÉREZ DE ALBÉNIZ
- Hollywood Moon, de Joseph Wambaugh (Mosaico). Una novela sorprendente basada en anécdotas vividas por las patrullas de la policía de Los Angeles. Se cruzan las tramas y los personajes de manera precisa, emocionante, inolvidable. La mejor novela negra en años.
- Blues. La música del Delta del Mississippi, de Ted Gioia (Turner). Todos los aficionados al rock en particular, y a la música en general, deberían leer esta historia. Son las raíces, y ayudan a entender de dónde viene todo lo que escuchamos...
- Un naturalista y otras bestias, de George B Schaller (Altair). El zoólogo de campo más importante del mundo es también un excelente escritor. En este libro, dividido en 20 capítulos, cuenta otros tantos viajes realizados para estudiar algunas de las especies animales excepcionales.

LUIS RIBOT
Recomiendo tres buenos para estimular el gusto por la lectura:
- Tocar los libros, de Jesús Marchamalo (Fórcola). Es un librito que se lee pronto, en el que el autor analiza la belleza del libro tradicional en papel, el placer de su lectura y su conservación, la complicidad que se crea con ellos, los libros favoritos de cada uno..., todo ello sazonado con numerosos detalles sobre lectores y bibliotecas.
- El baile, de Irene Némirovski (Salamandra). Bellísimo pese a su brevedad. Aquí la autora, muerta en Auschwitz como consecuencia de la barbarie nazi, da en pocas páginas muestra de su enorme talento, lamentablemente truncado de forma prematura.
- Mi familia y otros animales, de George Durrell (Alianza). Una obra más extensa y clásica que narra la infancia familiar y el amor a la naturaleza que llegó a desarrollar su autor en la isla griega de Corfú. Un libro divertido y ameno.

Para lectores más avanzados:
- El año de la muerte de Ricardo Reis, de José Saramago (Alfaguara), que él mismo -según me confesó en una ocasión- consideraba su mejor obra. Un retrato maravilloso del alma, el paisaje y las gentes de Lisboa.
- Por último y para quien no le conozca, yo recomendaría un autor: Josep Pla, cuyas muchas obras pueden leerse en catalán o en español. Pla es un novelista y narrador de la altura de un Baroja o un Azorin, cuyos textos, basados en su mayor parte en la descripción de la vida diaria de su mundo catalán, suponen un remanso de paz y de belleza para el lector.

OCTAVIO RUIZ-MANJÓN
- Si esto es un hombre, de Primo Levi. (Muchnik), los recuerdos del escritor sobre su estancia en Auschwitz, para que se comprenda lo que significó el Holocausto y el respeto con el que se debe utilizar esa palabra.
- Palabras como puños, coordinado por Fernando Rey (P,Tecnos), para que se entienda cómo la intolerancia política hizo imposible la convivencia democrática en la segunda República española.
- Jesús de Nazaret (Encuentro, Madrid), el reciente libro de Benedicto XVI, para elevar un poco el espíritu frente a la amenaza de los totalitarios, enemigos de la libertad personal, y los desvergonzados oportunistas que les hacen el juego.

A. SÁENZ DE ZAITEGUI
- El juramento de la pista de frontón, de John Ashbery (Calambur). Una de las obras maestras de la literatura del siglo XX, de la mano de una leyenda viva de la poesía norteamericana contemporánea, en una completísima edición a cargo de Julio Mas Alcaraz. Un clásico inagotable, pura energía.
- Escenas de la catástrofe, de Toni Montesinos (Polibea). Nueva York vista a través de los ojos del poeta. Y no, esto no es Lorca. Más de allá del costumbrismo, se lee como libro de viajes, pero también como ficción de ficciones: la literatura, el cine, el arte. Exquisitamente editado.
- La parte por el todo: Antología poética 1998-2011, de José María Cumbreño (La Isla de Siltolá). Inteligente, ingenioso, distinto. Se lee con tanto interés y curiosidad que las páginas se pasan solas. Por subversivos y verdaderos, sus epigramas son difíciles de olvidar. Poesía para quien piensa de otra manera.

RICARDO SENABRE
- El dia de mañana, de I. Martínez de Pisón (Seix Barral). Excelente novela en que se repasa medio siglo de vida española sin reducir la historia a pura anécdota doméstica.
- Las cartas que debía, de Rafael Soler Medem (Vitruvio). Poesía honda, magníficamente escrita, que actualiza algunos temas eternos, como el amor o el paso del tiempo.
- Novelas en tres líneas, de Félix Fénéon (Impedimenta). Ningún periodista debería dejar de leer estos modelos de concisión expresiva y precisión conceptual, que logran condensar en un brevísimo espacio historias complejas.

LOURDES VENTURA
- Historia de las alcobas, de Michelle Perrot (Siruela). El nacimiento, el reposo, el amor la muerte: con talento, la historiadora francesa abre las puertas de los rincones de la intimidad donde transcurren muchos hitos de la existencia humana.
- Indian Express, de Pepa Roma (Planeta, Premio Azorín). La escritora que nos fascinó con Mandala vuelve a la novela con una mirada penetrante sobre un complicado viaje a la India de dos amigas. En un ejercicio analítico implacable se nos muestra la evolución de las utopías viajeras y el deterioro de una amistad.
- La luna de Artemisa. Aventuras y desventuras de una pintora del siglo XVII, de Ara de Haro (Ediciones Fuente de la Fama). Un exquisito bocado literario para conocer en profundidad a la pintora barroca Artemisia Gentileschi, seguidora de Caravaggio. Un texto poético, fiel a la historia y lleno de conocimientos estéticos y humanos.

DARÍO VILLANUEVA
- Nueva York, de Pier Paolo Passolini (Errata Naturae). La ciudad mítica visitada por un escritor italiano poco antes de su muerte. Un relato desenfadado de aquella experiencia suya, con ribetes del malditismo del autor y los aires abiertos de los años sesenta, junto a una entrevista perdida donde Pasolini habla sin pelos en la lengua.
- Obras Literarias en castellano, 1 y 2, de Álvaro Cunqueiro (Biblioteca Castro). El deslumbramiento de la narrativa, teatro y poesía de un escritor incomparable, ahora en una segunda edición muy bien presentada por Miguel González Somovilla.
- Casi la voz, antología personal (1960-2008), de Orlando Rossardi (Aduana Vieja). "Palabras como cosas que se queden tranquilas en su sitio./ Palabras como espadas que calen hondo".


Hace más de dos años aprovechamos la entrevista al agente literario Andrew Wylie en El País para hacer una aproximación al panorama editorial en España en esta entrada.
El pasado sábado 26 de marzo el suplemento literario Babelia se hacía eco de la publicación del libro Derrota y restitución de la modernidad. 1939-2010, a cargo de Jordi Gracia y Domingo Ródenas (Barcelona, Crítica, 2011) séptimo tomo de la Historia la la literatura española. Con este motivo, se publicaba el especial "Los últimos 70 años de literatura española", que puede leerse íntegro en la entrada de este blog.
De los artículos que lo componen, nos quedamos con el dedicado al concepto "Mercado", firmado por R. Mora, que amplía la información sobre la actualidad editorial en España y completa lo contado en el post de octubre de 2008:

"La actividad editorial no se detuvo durante la guerra ni en la posguerra. En 1939 llegó a Barcelona con las tropas nacionales un capitán de la Legión, José Manuel Lara, que fundaría con el tiempo el imperio Planeta. En 1944 regresó del exilio el gran editor José Janés y ese mismo año, la editorial Destino, fundada por catalanes de Burgos, creó el Premio Nadal. La editorial se convirtió en la más importante de la posguerra y su premio fue fundamental para dar a conocer autores: Delibes, Sánchez Ferlosio, Matute, Martín Gaite… Bruguera fue refundada y los quioscos se llenaron de colecciones del Oeste (Marcial Lafuente Estefanía o Silver Kane). En los años cincuenta y sesenta surgió un estimulante mercado negro del libro impulsado por las editoriales españolas de América Latina (Losada o Sudamericana). José Ortega Spottorno, el hijo del filósofo José Ortega, se puso al frente de la editorial Revista de Occidente en 1940 y fundó años más tarde Alianza Editorial. En ella Javier Pradera y Jaime Salinas, que había sido el factótum de Seix Barral, lanzaron la colección El Libro de Bolsillo, que tuvo un éxito arrollador y que se mantiene. Como Austral, de Espasa Calpe, que llegó a vender un millón de ejemplares de la edición en bolsillo del Quijote. Taurus, que habría de ser una de las editoriales más importantes de pensamiento, fue creada en 1955. Ese año, Víctor Seix y Carlos Barral crearon Seix Barral. Una década después llegaron Lumen, Alfaguara (la de las tapas azules) y un poco después Anagrama y Tusquets, todas ellas imprescindibles para la modernización de la España literaria. Los años ochenta fueron los de la concentración. El paradigma es el Grupo Planeta, que hoy es propietario, entre otras editoriales, de Seix Barral, Destino, Crítica, Espasa, Ariel, Minotauro, Temas de Hoy, Backlist, el grupo francés Editis, las cadenas de librerías Casa del Libro y Bertrand, y un largo etcétera. Random House Mondadori agrupa, entre otros sellos, Mondadori, Lumen Grijalbo y Plaza & Janés. El Grupo Santillana posee Alfaguara, Taurus, Aguilar, Suma, Ediciones Generales, Educación y los brasileños Editora Moderna, Editora Objetiva, Editora Fontaner y Uno Educaçao, entre otros. Una de las últimas grandes operaciones es el acuerdo entre Planeta y Enciclopèdia Catalana para quedarse con la veterana Edicions 62. La primera década del siglo XXI está marcada por el contraste entre grandes grupos, editoriales pequeñas-medianas (Pre-Textos, Renacimiento, Quaderns Crema/Acantilado, Páginas de Espuma o DVD) y el florecimiento de pequeñas y combativas editoriales (Minúscula, Periférica, Menoscuarto o Libros del Asteroide, Barril y Barral o Funambulista). España es un país de premios, de premios a obras inéditas y con una calculada estrategia comercial, inaugurada con el Premio Nadal y el Planeta, luego. Ha habido premios fundamentales, como el Biblioteca Breve (Seix Barral) en su primera etapa; y otros más como el Herralde de Novela o el Alfaguara, ahora en su segunda etapa. El Anagrama de Ensayo canalizó el nuevo pensamiento español. En el apartado de memorias y biografías destaca el Premio Comillas, de la editorial Tusquets. En poesía están el Adonais, durante toda la posguerra, y más recientemente el Hiperión y el Loewe. Entre los premios institucionales están los nacionales, los de la Crítica. El debate actual gira en torno al libro electrónico y las futuras formas de lectura."

Blogger Template by Blogcrowds