Hemeroteca.abc.es


El acceso a las hemerotecas de los periódicos posibilitado por las nuevas tecnologías despierta tanto entusiasmo entre los lectores como reticencias entre los medios, empresas al fin y al cabo que se mueven buscando una rentabilidad económica.
El País trata de promocionar su servicio de suscripción, obsequiando al suscriptor con unos servicios a través de Internet que incluyen acceso al diario escrito (en edición .pdf) y a los fondos de la hemeroteca o archivo. En el caso de El Mundo, en alguna ocasión hemos consultado fondos de su sección El Cultural y puede hacerse mediante pago de menos de un euro por ejemplar. Es por ello que hay que felicitar a ABC por poner al alcance de los internautas su fondo editorial de 118 años de historia. Aquí tenéis el enlace. Que lo disfrutéis.


La supuesta incompatibilidad entre calidad literaria y éxito de ventas es un invento moderno "ad maiorem Criticae gloriam". Nunca se planteó si el mayor "bestseller" de todos los tiempos, la Biblia, era una obra bella o no desde el punto de vista literario: claro estaba que sí lo era, no hay más que leer El cantar de los cantares para disipar cualquier duda. De igual modo sucede con la Ilíada y la Odisea de Homero.
Más cerca de nuestro siglo, el excelso Quijote, aparentemente hoy sólo apto para paladares lectores exquisitos, fue un éxito de ventas en el siglo XVII, y según las investigaciones de Francisco Rico, en el mismo año de 1606, recién salido de la imprenta de Juan de la Cuesta, se hallaron ejemplares en América, formando parte del equipaje de colonos españoles que habían probado hacer fortuna en otras tierras y los llevaban para su entretenimiento, ninguno de ellos era profesor universitario, por cierto.
Creemos necesario este preámbulo porque, especialmente desde el éxito monumental y globalizado de El código da Vinci, de Dan Brown, se da por hecho que cualquier libro cuya cifra de ventas alcance el millón de ejemplares en poco tiempo ha de ser necesariamente una obra de pésima literatura. Y en estas estábamos cuando el fenómeno Millenium de Stieg Larsson nos ha estallado en las narices. Autores y críticos de mucho renombre han saltado a la palestra para defender la calidad de la trilogía del autor sueco. Aquí mencionaremos la de Mario Vargas Llosa en El País, Lisbeth Salander debe vivir, y la "Canela fina" que le ha dedicado Luis María Anson en El Cultural de El Mundo.
A pesar de recomendar dos artículos muy elogiosos con el novelista y con su obra, nosotros no nos pronunciamos al respecto -aún no hemos leído ninguna de las novelas-, pero decididamente hay algo en el fenómeno que no nos gusta. Se hacía raro ver este verano que, de cada diez lectores, ocho leían el mismo libro.

Noche en blanco 2009 de Madrid


Nueva Noche en blanco de Madrid, y ya van cuatro. Entre tanta oferta, conviene establecer preferencias y renunciar a actividades porque será imposible abarcarlo todo. Ofrecemos algo de información para planificar los recorridos antes de echarse a la calle.
En primer lugar consulta la web oficial de la Noche en blanco. El País propone su agenda de actividades en el siguiente enlace, del mismo modo que El Cultural del periódico El Mundo (pincha aquí para consultar el enlace).
Yo ya he decidido por dónde empezar, así que tal vez nos veamos en la Biblioteca Nacional.


El pasado dos de septiembre me encontré con Andrés Peláez en la contraportada de El País, en una sección tan estimulante como la de "Almuerzo con..." (Pincha aquí si quieres leer el artículo de Rosana Torres).
Andrés Peláez ha engrandecido el Museo Nacional del Teatro de Almagro (cabe recomendar una visita a la web en primer lugar y después al museo) dirigiéndolo durante más de 20 años y su persona recopila tantas o más piezas de museo que el propio museo, piezas en forma de conversaciones y recuerdos, en suma, experiencias con lo más granado del teatro español del último medio siglo.
Conocí a Andrés en el Festival de Almería del año pasado (al Festival ya le dedicamos dos post de marzo de 2008). Había ido a presentar el homenaje a una de sus amigas, la gran Mª Jesús Valdés. Por circunstancias compartimos mesa, mantel y copas de la noche almeriense un grupo de personas entre las que se hallaba Andrés Peláez y tuve la ocasión de disfrutar de su conversación chispeante, su pasión por la buena mesa y su humor poco amigo de lo políticamente correcto. En línea con lo expresado en el titular "Odio los festivales y el teatro al aire libre", en aquella conversación abundó en el negocio en que se han convertido los festivales (de ahí que proliferen como setas en los últimos años, sobre todo en período estival), y en el uso espurio que se hace de instalaciones centenarias en nombre del teatro. Ponía como ejemplo el arrendamiento del Corral de Comedias para representaciones escolares a empresas que no garantizaban la profesionalidad de los montajes ni una mínima calidad de los intérpretes y que cierra la posibilidad de otros montajes fuera de la temporada del Festival. Es Andrés persona de las que no se muerden la lengua y, aunque se muestra satisfecho con su labor al frente del Museo, quizá echa de menos el apoyo oficial que sí tienen los tan cacareados festivales, aunque, como apunta Rosana Torres, es posible que la falta de interés oficial en el Museo es lo que ha perpetuado a Andrés Peláez en el cargo durante los 20 años que lleva al frente en él (algo de todo punto inusual en las instituciones públicas).

Blogger Template by Blogcrowds