lunes, 1 de junio de 2009

God & Gun, de Rafael Sánchez Ferlosio


Degusto los artículos de Sánchez Ferlosio en El Paísde la misma manera que un catador de vinos el último caldo de su bodega preferida. Es un sabio del lenguaje, de la filología, un filólogo en el sentido etimológico del término, un amante de la palabra. Sólo recuerdo devoción semejante en la dedicada al recordado Lázaro Carreter y su colección de El dardo en la palabra.
En su último libro nos propone temas como la historia, la guerra, la religión, el derecho y el fanatismo, todo ello pasado por el tamiz del degustador de palabras y expresiones: en el gigantesco ensayo que supone God & gunhay reseña de libros (el libro II es una confrontación entre la concepción historiográfica de Polibio y la que subyace en la Filosofía de la Historia, de Hegel; en el libro V, se habla del ensayo La política como vocación, de Max Weber); hay también análisis de textos literarios, como un fragmento de El laberinto de Fortuna, de Juan de Mena, análisis filológico de viejos refranes castellanos, como "corneja posada non face agüero", o "potro que ha de ir a la guerra, ni lo come el lobo ni lo aborta la yegua". Nuestro autor se siente en su salsa manejándose entre anfibologías, enunciados locutivos o perlocutivos, o el enroque de complemento directo (eso sí, el autor reconoce que su uso del lenguaje es peculiar: así es como "en mi jerga se designa").



Siendo Ferlosio un escritor que se prodiga poco -Enrique Vila-Matas no tendría inconveniente en incluirlo en su catálogo de Bartlebys-, es motivo de alegría para sus lectores la aparición de un libro, como este God & gun, que el propio autor presenta a sus lectores de la siguiente manera:
"Barack Obama dijo de algún estado norteamericano que, deprimido y aburrido por la recesión y por el paro, se había abandonado al culto de Dios y al culto de las armas; de ahí he sacado yo el título God & Gun, que además me parece un lema ideal para un escudo de Estados Unidos. Yo también, sin embargo, entre los quince y los veinte años, era tan religioso como apasionado de la escopeta; por la conjunción de estas dos cosas, mi padre me comparaba con Nemrod y me hacía fiestas recitándome aquello de Génesis 10, 9: «Nemrod, vigoroso cazador a los ojos del Altísimo». Estos apuntes empezaron siendo un artículo de respuesta a otro de Fernando Savater, pero ya se sabe que los grafómanos o plumíferos estamos expuestos a la pulsión de desviarnos con cualquier pretexto que se cruce, y ya no puede saberse adónde iremos a dar. Había empezado a principios del 98, pero la oscuridad y la tristeza me cortaron en seco sin acabar el año. Escribí otras muchas cosas, pero la incertidumbre y el escepticismo crecientes que son propios de todo envejecer no me dejaron volver a aquello hasta cumplir los ochenta años: no sé qué impulso me llevó a rematar el actual Libro VII y escribir, como en unos dos meses, todo el VIII, no puedo tan siquiera imaginar cuán distinto del que habría podido prever hace diez años. Rafael Sánchez Ferlosio regresa con un ensayo deslumbrante sobre la historia, la guerra, la religión, el derecho y el fanatismo (pasado y presente)."

No hay comentarios:

Nueva York barato. Día VI

Hoy es nuestro último día en New York; a las 11 tenemos cita para participar en una visita guiada gratuita (el otro turno de visitas diar...