Hace tiempo que queríamos escribir aquí sobre una obra de reciente aparición: el DICAT (Diccionario biográfico de actores del teatro clásico español), que se publica en soporte informático, con un poderoso motor de búsqueda para hallar las referencias que nos interesan de entre las más de diez mil páginas que supondría una edición impresa de este diccionario de actores. Por otro lado, también ha despertado nuestra atención el Blog Theatrica, dedicado al estudio del teatro del Siglo de Oro. Pues bien, con esta entrada vamos a matar dos pájaros de un tiro, porque el magnífico blog se encarga en una de sus últimas entradas (pinchar aquí para conocerla) de la ingente labor de la doctora Ferrer y su equipo de colaboradores.
Pongamos por caso, alguien que realiza una tesis doctoral sobre un autor de teatro breve del siglo XVII. Para datar las piezas, resulta interesante, si conservamos nombres de actores que las interpretaron, saber a qué compañía pertenecían, en qué ciudades actuaron y en qué fechas. Estas pesquisas suponían, antes del DICAT, horas de búsquedas, a menudo infructuosas: Shergold y Varey, Rennert, los Documentos de Pérez Pastor y otros. El DICAT simplifica no poco la labor del investigador y proporciona momentos de goce al aficionado al teatro áureo.

Ha muerto Mario Benedetti


Hace dos días murió Mario Benedetti, el gran poeta uruguayo del siglo XX (Puede consultarse su perfil biográfico y bibliográfico en el siguiente enlace de Wikipedia).
Aprovecho esta ocasión para recomendar la web de poesía que más me gusta: A media voz (pincha el enlace y lee una selección de poemas de Mario Benedetti).
Tengo memoria Benedetti desde los años de universidad, en la década de los 90 en la facultad de Filología de la Complutense de Madrid. Era un autor más citado y leído fuera de las clases que dentro. Entonces ya no había que correr delante de los grises, pero los poemas y los escritos de Mario circulaban de mano en mano entre los estudiantes con profusión. Su gran arma consistía en una literatura con más verdad que aquélla que nos enseñaban dentro del aula catedráticos egregios dictando apuntes amarillentos. Su recuerdo me hace sonreír: ¡Qué bueno que estuviste, viejo!
Nos despedimos de él con un documental de Ricardo Casas sobre su figura: Palabras verdaderas.






Antonio Vega ya es miembro de pleno derecho del "club de los malditos", que vivieron peligrosamente y se fueron antes de tiempo. Recordamos con cariño a grandes músicos como Tino Casal, Antonio Flores o Enrique Urquijo, grandes entre los grandes de la Nueva ola, la Movida madrileña, La Edad de oro y otras etiquetas que se han puesto al fenómeno por el cual el pop español alcanzó la mayoría de edad y se equiparó a su progenitor británico.
Corría el año de 1978 cuando los primos Nacho García Vega, Antonio Vega, junto a Ñete y Carlos Brooking formaron Nacha Pop, más como un divertimento adolescente que como proyecto musical serio. Una de sus primeras canciones fue La chica de ayer, considerada hoy como el mejor tema del pop español y que podemos escuchar en el siguiente vídeo que recoge la primera actuación del grupo en televisión.

El camino irregular de 1980 a 1988 culminó con la separación del grupo por la diferencia entre Nacho (eléctrico y hedonista) y Antonio (quien postulaba un rumbo intimista, desnudo y poético). En esta etapa, Antonio nos regaló canciones inolvidables como Se dejaba llorar y El sitio de mi recreo.


Recientemente, al calor de la moda del revival Nacho García Vega y Antonio Vega resucitaron a Nacha Pop en algunas actuaciones y buenas palabras que no cristalizaron en nada sustancial. Recordamos su actuación hace algunas semanas en TVE, en el programa Los mejores años de nuestra vida. El deterioro de Antonio era ya escalofriante y el desenlace fatal inminente. Se ha ido un gran músico, capaz de proporcionar felicidad a cientos de miles de personas que una vez fuimos adolescentes, una gran estrella y, a la vez, un tímido enfermizo que no tuvo piedad de sí mismo.

Blogger Template by Blogcrowds